Colofón qatarí

Acabamos, como quien dice, de inaugurar esta bitácora lamentando, entre otros próximos desatinos, la desaparición de Qatar de la toponomástica española en favor de Catar, cuando, en las páginas de «El País» de este miércoles 10 de noviembre, vemos publicada una interesante carta de don Guillermo Unzetabarrenetxea, quien, pese a su apellido no ciertamente árabe, da en pocas líneas y no sin unas gotas de inteligente humor —siempre agradable en cuestiones como éstas— más de una lección de transcripción del árabe y de sentido común a los señores académicos y, en general, a todos los que empleamos y amamos el español. Vale la pena leer su texto íntegro en esta dirección.

Impulsados por el inesperado espaldarazo a nuestra posición, consultamos el aún vigente artículo del DPD consagrado al nombre y al gentilicio de ese emirato, que justamente recoge la misma distinción señalada por el lector de «El País» en cuanto a la transcripción del alfabeto árabe al español (desde ahora, por cierto, «alfabeto español internacional», faltaría más):

«Qatar. Grafía recomendada para el nombre de este emirato situado en la península de Arabia. Esta forma es la que resulta de aplicar las normas de transcripción del alfabeto árabe al español, según las cuales la letra qāf con la que comienza este topónimo en árabe se representa en español mediante la letra q. Carece de tradición, y no se considera aceptable, la grafía Marca de incorrección.Katar. Como gentilicio se usan las formas catarí y qatarí, ambas válidas […]».

Hasta aquí el DPD, que próximamente, por lo visto, tendrá que abjurar de lo dicho en estas líneas —pobre del que lo haya comprado en papel: ya puede ir deshaciéndose de él— y sancionar como únicas aceptables las formas Catar, catarí que, pese a «carecer de tradición» por lo visto sí que «se consideran aceptables» por no sabemos qué oscuros designios, borrando de un plumazo  y tirando a la papelera decenios de profundos estudios, sabios distingos y tradición asentada por ilustres arabistas españoles. ¡Manes de Asín Palacios, desfaced este entuerto!

Pablo Herrero Hernández

Anuncios

6 comentarios

  1. Sensato y oportuno artículo el de Pablo Herrero. En efecto, prescindir de las normas de transcripción del alfabeto árabe al castellano, suponemos que en aras de simplificar el número de grafías estimulados por el afán de perseguir la máxima funcionalidad posible, supone una pérdida de riqueza cultural harto innecesaria, una de tantas a las que nos tienen acostumbrados. Máxime cuando el personal estaba ya acostumbrado (sin que ello supusiera una mengua -al menos aparentemente- de otras habilidades, capacidades o conocimientos).

    Supongo que el siguiente paso será hablar de Al Caeda (la “Base de datos” de la CIA en Oriente Medio), los manuscritos del Cumrán (por Qumram), y otras lindezas por el estilo.

    Quién sabe. Puede que el perro pekinés, caso de no haberse extinguido, deba ahora llamarse beijingués. Cosas de la posmodernidad.

    Cuando la gente no se había aún acostumbrado al prescindible pero machaconamente repetido término “metrosexual” (un hábil invento de las empresas de cosméticos que perseguía doblar la clientela potencial), ahora hay que hablar de übersexuales… en fin.

    La Sociedad del Espectáculo, que decía Guy Debord.

    Un respeto a los mayores y a la tradición (en la medida en que ésta no sea perniciosa), por favor. Como diría Saña: “Nuestro proceso de reflexión es anamnético, se nutre de la enseñanza platónica, hoy tan olvidada como estigmatizada por la filosofía predominante”.

  2. Gracias por tan estimulante comentario. Confieso que no había pensado ni en Al Qaeda ni en Qumrán, pero, en buena lógica, deberán seguir la misma simplificación abusiva que Qatar o Iraq. Lo que parecía colofón qatarí, traerá cola.
    Respecto a Pekín y al gentilicio pekinés o pequinés, que de ambas formas se puede escribir, siempre hemos sido partidarios de emplearlo por su clásico arraigo en nuestras letras. Otra cosa es que organismos oficiales y agencias de prensa, con el fin de respetar la voluntad unificadora de la China —no renunciamos al artículo, como se ve—, empleen el topónimo Beijing, aunque conviene aclarar que éste está concebido para pronunciarlo a la inglesa, por lo que, en puridad, deberíamos pronunciarlo «Beiying», con y griega —no renunciamos a la y griega, como se ve—.
    Confieso también que si lo de «metrosexual» es una barbaridad sólo comparable a la de los «Juegos Paralímpicos», aún no había llegado a mi conocimiento lo de «übersexual», y menos con ese significado. De no ser por la aclaración, al leerlo pensaría en alguien que está por encima del sexo —por ascesis voluntaria o necesaria— o en quien —a ver cómo lo decimos para que no suene vulgar— realiza prestaciones excepcionales de ese carácter…
    No puedo, para cerrar, sino coincidir con el criterio de Debord y de Saña. Efectivamente, Platón nos queda, por desgracia, bastante lejos.

  3. JAJAJAJJAJAJAJAJA Madre mía como está el patio, muy bueno, Cosí Rabioso. Ubersexual=macho alfa, esto no lo conocía. ¿Hay alguna expresión políticamente correcta para los machotes ibéricos y celtas de pelo en los hombros? JAJAJAJJA
    Cambiando de tema, ” “Nuestro proceso de reflexión es anamnético,…” Desde luego que el Saña este lo tiene complicado si quiere que su mensaje llegue al pueblo llano, es de un cargante insoportable, habla para élite? Habla para una minoría? O habla para sí mismo? Será un tío de pu… madre, pero sólo le conocerán en su casa a la hora de comer, como decía l’Avi.
    Otro apunte, es complicado que los castellanos respeten (no digo ya aprendan lo mínimo) las lenguas no castellanas de este país, si no respetan ni su propia lengua, una lengua de la que pueden presumir y sacar pecho a espuertas.
    Y para terminar, aquí os dejo uno enlace muy bueno sobre la reforma, yo diría corrupción, desmantelamiento, de la Lengua castellana. El autor de dicho enlace lo define mucho mejor que yo: “el primer país europeo donde sus “académicos” inician el castramiento del propio idioma.”
    Los “académicos” sabrán lo que hacen. http://simonoperamagna.blogs.com/simon/2010/11/la-reforma-de-la-lengua-castellana.html
    P. D.
    “Frente a ese déficit Metz aboga por un rescate de la herencia perdida,
    una herencia que queda estilizada en la fórmula razón anamnética. Bajo
    esa paradójica expresión se esconde un mundo de referencia que Metz
    califica de espíritu judío. No se dice mucho sobre ese espíritu que tiene que
    ver, en cualquier caso, con la Biblia pero también con filósofos contempo-
    ráneos como Benjamín o Levinas. Habermas por su parte retiene un as-
    pecto, quizá el esencial, y que se encuentra en el nexo indisoluble entre
    razón y memoria. La razón anamnética sería una razón (admitiendo pues
    en el genio judío una capacidad homologable a la griega) cuya capacidad
    universalizadora residiría en su modo de recordar, es decir, que no paga
    por la pretensión universalizadora el precio del olvido y mucho menos
    nuestra forma habitual de recordar.
    Habermas es perfectamente consciente de que no se trata de sumar
    recuerdo a razón, de reconstruir una razón histórica, sino de fundamentar
    la razón en la memoria o, como le dice a Metz no sin desparpajo, «en la
    fundamentación de la razón comunicativa en la razón anamnética»,

  4. Estimado Ernesto: Agradezco mucho su graciosa intervención. Como he dicho en algún otro lado, estos asuntos de la lengua —y no me saque aquí un segundo sentido—, tan académicos y serios, siempre necesitan algo de sana guasa y bendito humor, como el de su comentario y el de la página a la que enlaza.
    «Muy conocido en su casa a la hora de comer» también se ha dicho siempre en la mía —y a todas horas— con ese mismo sentido con el que lo decía su abuelo, que si no me equivoco —y esto es retórica pura, pues sé que no me equivoco— también fue compañero de lides periodísticas (y en sentido propio, vamos, de las bélicas) y amigo seguramente del mío allá por tierras andaluzas.
    Y estoy totalmente de acuerdo con su triste conclusión acerca del poco respeto de gran parte de los españoles castellanohablantes por las demás lenguas de la Piel de Toro, que dijo un catalán que no escribía mal, por cierto. Créame que si fuera ministro de Educación obligaría a que cada españolito de lengua madre castellana aprendiera, a elección propia o familiar (ahí ya no me meto), otra lengua del país.
    Gracias por su comentario y un saludo muy cordial.

  5. Otro saludo y un abrazo, aunque sólo sea por lo que nos une indirectamente.
    La verdad es que únicamente me hablaron bien de tí, permíteme el tuteo.
    Lo bueno es que ya hay otro internauta que conce tu blog.

  6. Lo bueno es que ya hayamos establecido relación, tras la que unió a nuestros abuelos. Y la vida y el ejemplo del tuyo merecen toda mi estima y admiración desde que conocí su vida y obra gracias al libro de Ramon y a los artículos suyos que hemos ido encontrando en «Sur».
    Gracias también por seguir este blog y por comentar en él.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: