Países con artículo y sin él

Nos permitimos transcribir seguidamente, con alguna leve adaptación y ampliación, una intervención nuestra en el foro profesional Transtopics, al hilo de la cuestión suscitada al respecto por la colega Susana Haake el 12 de noviembre de 2010.

Con independencia del uso del artículo en medios oficiales internacionales o de cada país, en el habla y en la escritura corrientes en español —particularmente en el mundo periodístico, que en gran medida marca forzosamente la pauta—, los artículos que hasta ahora acompañaban los nombres de determinados países están, a nuestro modo de ver, en franca regresión; algo que no dejamos de lamentar como una pérdida por el uso tradicional y clásico que en muchos casos ello constituía.

Algunos de ellos son o eran de procedencia castiza, que no foránea: es el caso del Perú (piénsese en el homónimo virreinato, aunque la designación geográfica de éste sobrepasara, con mucho, las fronteras del actual país), del Brasil, de la Argentina (éste posiblemente propiciado por ser el nombre del país, en realidad, un adjetivo, pero que sentimos oír cada vez menos en boca de los propios argentinos) o, ya en ámbitos geográficos no ibéricos, de la India, la China o el Japón; también del Líbano, posiblemente en este caso por las reminiscencias bíblicas del monte homónimo.

En países pertenecientes a otras áreas geográficas, el uso del artículo en español hasta tiempos relativamente recientes puede haber sido fruto de la influencia del francés, que como es sabido obliga al empleo del artículo —al igual que lo hace el italiano—, sobre todo en países con tradición francófona (el Canadá) o cuyo nombre, como tantas otras cosas, nos ha llegado a través del francés, nuestro cauce principal de contacto cultural con el resto del mundo hasta bien entrado el siglo XX.

Aunque somos defensores del uso de los artículos ya consagrados, en nuestra labor de traductor solemos distinguir: si el argumento es de actualidad, acostumbramos limitar su utilización a los iberoamericanos (Argentina, Brasil, Ecuador, Paraguay, Uruguay), al Líbano, al Japón y a la India (el nombre de este último país —ignoramos en realidad por qué razón— se nos indigesta al leerlo sin artículo en las páginas de los periódicos, como si le faltara algo). Naturalmente, en textos de carácter histórico se impone, a nuestro juicio, hablar, por ejemplo, de la India y de la China.

Pablo Herrero Hernández

Anuncios

2 comentarios

  1. Mi muy estimado defensor: cómo extrañarse de tanta pérdida (y perdida, vaya por Dios), si ya hace unos cuantos años, a saber cuántos de tantos que hay, y a pesar de la novedad, como lo fueron Las Indias Orientales o Las Américas, empezóse a utilizar el femenino en los Antípodas, quedando como está, aquellos lejanos periecos en lamentable violencia de género. Algo parecido le sucedió a Maratón, del que todo el mundo habla con femineidad (¡pobre Filípedes!). Así que a unos porque se los quitan, eunucos geográficos, y a otros porque se los dejan pero mal parados y peor asignados, sólo (otra vez) nos queda esperar que se lo dejen a aquellos que no lo necesitan ni lo pidieron. Con tiempo y ganas, este español nuestro no habrá quien lo reconozca.
    Con Dios

  2. Sólo puedo suscribir tan justas críticas. El capricho y la ignorancia, cuando se alían, producen semejantes engendros. Y la decidida labor de que no se reconozca nuestra lengua hay quien la lleva adelante —me refiero en particular a algunos de nuestros colegas traductores y a algunos de sus colegas periodistas— con denuedo y entusiasmo dignos desde luego de mejor causa.
    Con él quede.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: