Las miles de…

La prensa escrita sigue, con tenacidad y constancia dignas de mejor causa, contribuyendo a la abnegada labor de desmontar el idioma mediante la difusión en sus columnas de errores que antaño se habrían calificado propios de un alumno de escuela primaria (hoy ya probablemente sean de rango universitario, como mínimo).

Así, el anónimo —para su suerte— redactor del artículo sobre un juego de dudoso gusto lanzado por el PP catalán (con perdón por el oxímoron) en plena campaña electoral nos informa, en «El País» del 17 del corriente, de que la página que albergaba en Internet semejante engendro «se colapsó por las miles de entradas registradas».

No estará de más recordar el criterio académico al respecto: «Cuando miles va precedido de artículo o de cualquier otro determinante, deben usarse las formas masculinas, como corresponde al género de este sustantivo: “Desde allí pude saludar […] a los miles de personas que aguardaban”».

Pablo Herrero Hernández

Anuncios

2 comentarios

  1. Estimado amigo,

    aunque pueda parecer un oxímoron (confieso haber esbozado una sonrisa), lamentablemente no lo es. De hecho el peso del franquismo sociológico en la sociedad catalana, aun siendo posiblemente mucho menor que en otros rincones de la piel de toro, es de órdago (no digamos ya entre sus “clases dirigentes”), si no formalmente (que también), desde luego en cuanto a sus usos, costumbres, subvalores y contravalores, aunque a veces se manifiesten con una sutileza digna de mejor causa.

    En cuanto a su atinado comentario lingüístico (analogía con “las miembras”…) sólo apuntar que cuando se citan estadísticas, se suele recurrir (previa recomendación de periodista “experto”) a la manida fórmula de “tres de cada cuatro” ó “uno de cada cinco” en lugar de emplear porcentajes, ya que por supuesto presuponen que el sufrido lector no entendería tal abstracción. Lo cual es una falacia porque desde el punto de vista de la noble (y tremendamente útil) disciplina de la probabilidad y estadística ello implicaría que necesariamente al escrutar al azar en el contexto de un grupo cuatro elementos pertenecientes al mismo, por norma tres de ellos deberían tener a característica requerida, cosa absolutamente falsa en general. Si no se incurre en error lingüístico, al menos sí matemático y desde luego es muy poco eufónico.

  2. Estimado amigo:

    Nos llevaría lejos, tanto en el tiempo/espacio de este medio, como lejos de los asuntos de esta bitácora la valoración del no tan oxímoron, según me confirma su comentario, que desde luego acepto como procedente de alguien que sabe lo que dice por conocerlo de primera mano, aunque a mí me sigan rechinando los dos términos juntos (apoyado en algo tan sutil como su sonrisa, que por algo habrá surgido al leerlo).

    Y viniendo a nuestro tema, el uso que comenta me parece efectivamente un error, más que lingüístico, lógico, por la falacia que, como bien dice, entraña. Pero me temo que con esa preocupación, tan propia de tanto periodismo actual, por hacerlo todo tan aparentemente «accesible» (¡hay que ver en qué terminos tan indebida e insufriblemente coloquiales escriben hoy en día, por ejemplo, los corresponsales y los reporteros!), desatinos así seguirán cundiendo (eso sin contar con que muchos comunicadores no están capacitados para distinguirlos como tales). Precisamente su comentario me ha traído a la memoria otro dislate parecido, que dará tal vez para otro articulillo.
    Muchas gracias por todo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: