Al norte de…

El artículo de nuestra autoría que seguidamente transcribimos apareció en la bitácora «El jardín cerrado» el 24 de septiembre de 2007. Hoy, al tropezar por enésima vez, en la revisión de una traducción, en un error análogo a los que en él se tratan, nos ha parecido conveniente traerlo de nuevo a colación, con alguna modificación, en esta bitácora consagrada a un buen uso del español. Somos conscientes, una vez más, y ante un error como el que aquí condenamos —que oímos repetido a diario y consiguientemente inculcado a los espectadores, por ejemplo, en las previsiones meteorológicas televisivas—, de la desproporción de nuestros esfuerzos quijotescos ante los gigantescos molinos de viento —nunca mejor traída la metáfora, en este último caso— del «adversario»; pero ello no obsta para que condenemos aquí tan mal uso de la lengua.

O al sur, al este, al oeste… Hace tiempo que la prensa española en general ha dado en utilizar la construcción «al + punto cardinal + de» para indicar en qué zona o parte de una ciudad, territorio o región acontece algo. Sin ir más lejos, en «El País» de hoy (24-09-2007) hallamos frases como las siguientes:

«EL PAÍS ha localizado a su familia en el barrio de Prepeleac, el más pobre de Targoviste, al norte de Rumanía» (portada).

«Dos militares italianos y dos acompañantes afganos […] desaparecieron el sábado por la tarde en la provincia de Herat, al oeste de Afganistán» (pág. 5).

«Urs Hans von Aesch […] se instaló en 1991 con su mujer Vreni en una pequeña casa de campo en el extrarradio de la pequeña localidad de Benimantell, al norte de la provincia de Alicante» (pág. 43).

En buen español, estas tres noticias vienen a decir, respectivamente:

— Que la familia visitada por EL PAÍS vive en realidad, como mínimo, en Ucrania (es decir, «al norte de Rumanía»);

— que los militares y sus acompañantes desaparecieron, como mínimo, en Irán (es decir, «al oeste de Afganistán»);

— y que Benimantell se encuentra, en realidad, en provincia de Valencia —«al norte de la provincia de Alicante»—, si no más arriba.

¿Costaría tanto escribir y decir, en todos estos casos, «en el norte de Rumanía», «en el oeste de Afganistán» y «en el norte de la provincia de Almería»? El sintagma «al + punto cardinal + de» dice y entraña relación respecto al lugar que le sigue, y no un emplazamiento dentro de éste (tarea que cumple, en efecto, el sintagma «en el + punto cardinal + de»).

La cuestión es, por demás, sencilla: si vivo en la zona norte de una ciudad, diré que resido en el norte de ella; si mi residencia está, en cambio, en una localidad septentrional respecto a otra ciudad, deberé decir que vivo al norte de esta última.

Pablo Herrero Hernández

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: