Un par bien puesto

Nadie piense que vamos a hablar de banderillas, rehiletes o garapullos —que de todas estas maneras y tal vez de otras aún se llaman tales instrumentos de la tauromaquia, arte (¿?) de la que aborrecemos, y de la que únicamente apreciamos el rico caudal terminológico y expresivo que ha aportado al español—.

Queremos referirnos a dos pronombres, perfectamente manejados por una clienta argentina que, hace unos días, al requerir nuestros servicios profesionales de traducción, nos envió un correo electrónico en el que nos decía:

«…lo he llamado esta mañana para consultarle por una traducción […] Aquí le envío el documento a traducir…».

Ignoramos el nivel cultural y de estudios de nuestra comunicante, pero llevamos años sin ver en España empleado tan correctamente el lo en este contexto, incluso por parte de personas de elevado nivel cultural. Y el correo de nuestra comunicante es, sin pretenderlo, una lección diáfana sobre cuándo aplicar uno u otro de los dos pronombres.

Ante la secular cuestión sobre el uso correcto del le, del lo y del la en la lengua y las letras hispanas, nunca salimos de nuestro asombro. ¡Si es tan fácil!  ¡Cuántos hablantes de América podrían enseñarlo a tantos españoles que dicen, impertérritos, lindezas como «dila esto o lo otro» o «Se me ha caído un alfiler. Cógele»!

Pablo Herrero Hernández

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: