Acusar recibo

Que la depauperación de nuestro idioma corre parejas con el desmantelamiento educativo y con la ignorancia en que crecen —salvo loables excepciones— las nuevas generaciones, prácticamente iletradas en su mayoría, no es ninguna novedad.

Y ello se refleja de especial manera, segun creemos, en la creciente incomprensión de los usos figurados o metafóricos de ciertos términos. Para muestra un botón. Hace unos días, una clienta, de lengua madre española (conviene subrayarlo), nos encargó un trabajo y nos abonó su importe por transferencia bancaria. En cuanto recibimos ésta, nos apresuramos a enviarle un correo electrónico en el que «acusábamos recibo» de su ingreso, agradeciéndole la atención. Casi de inmediato, la señora en cuestión nos contestó jurando y perjurando que el pago se había realizado, aun cuando no estuviera todavía disponible en nuestra cuenta.

Evidentemente, nuestra amable comunicante, al leer en nuestro correo el verbo acusar, interpretó éste en su acepción 1.ª y habitual de ‘imputar a alguien algún delito, culpa, vicio o cualquier cosa vituperable’ (en este caso un supuesto impago suyo), y no en la 6.ª de ‘avisar, noticiar el recibo de cartas, oficios, etc.’. Según nos dice persona de confianza con muchos años de experiencia en campo contable, no es la primera vez que se encuentra con semejante incomprensión del sintagma «acusar recibo» en su trato profesional.

Y pensamos que otro tanto puede pasar ya —y cada vez más— con otras expresiones en las que uno de los términos no responde al uso general y propio —único que ya conocen tantas personas— , sino a otro figurado o metafórico: es el caso, por ejemplo de obedecer, predicado de una cosa con el sentido de ‘tener su origen en otra’ («Tu cansancio obedece a la falta de sueño», como reza el ejemplo que nos sugiere el DRAE). Cualquier día, ante una frase así, alguien exclamará que ¡cómo puede obedecer el cansancio!

Pablo Herrero Hernández

Anuncios

4 comentarios

  1. Patricia Triana |Responder

    Excelente. Gracias mil.

  2. Muchas gracias por su aprecio.

  3. En el tercer párrafo, segunda líneas escribes “… interpretó éste en su acepción…” ¿es correcto ese acento en la palabra “éste”? Saludos

    1. En efecto, sigue siendo correcto, aun cuando la Academia, en su última reforma, sólo lo autorice en casos de ambigüedad. De hecho, sobre la inanidad de dicha reforma se pronunció —no hace mucho tiempo y, como suele decirse, recogiendo velas— el propio director de la Academia, habida cuenta también de que varios académicos, contrarios a la misma, siguen el uso tradicional.
      Gracias por su atención y un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: