Publicaciones de la categoría: Galicismos

Cruzada contra la absenta

Nadie crea que nos ha dado por emprender una cruzada contra uno de los licores que más nos gusta saborear, siquiera espaciadamente y «en pequeñas diócesis» —como decía el personaje del sainete—, por aquello de no convertir con demasiada rapidez nuestro ya maltrecho hígado en fuagrás.

Lo que sucede es que estamos cansados de toparnos en todo tipo de textos redactados en español con el innecesario galicismo o catalanismo absenta (dócilmente aceptado por la RAE en 1983), cuando existe en nuestro idioma el término castizo ajenjo, acogido en el diccionario ya en 1813, derivado evidentemente de la misma raíz, y con el que modernamente se designan tanto la planta como el licor que de ella se destila.

Que sea cruzada perdida de antemano —como aquellas que seguimos impulsando para que en las cartas de los restaurantes españoles se opte por allioli, ajoaceite o ajiaceite en vez de por el absurdo alioli (que no es ni español ni catalán), o por alcuzcuz (de plena y directa raigambre árabe) en vez del importado cous-cous— no hará que cejemos en nuestro quijotesco esfuerzo.

Por eso esta mañana, al visitar la exposición titulada Luces de bohemia en la madrileña Fundación Mapfre —en la traducción de cuyo catálogo hemos tenido el honor de colaborar por cuenta de la empresa Polisemia—, hemos visto con satisfacción y con una punta de legítimo orgullo —que suponemos tan confesable como disculpable— que nuestra propuesta de traducir el título de algunas de las obras expuestas optando por el ajenjo en vez de por la absenta ha sido acogida en todos los casos por la Fundación en los letreros que las acompañan.

Y creemos que absenta es catalanismo más aún que galicismo, pues es sabido que desde el famoso y entrañable local de Els Quatre Gats, transposición barcelonesa de Le Chat Noir parisiense, se difundió en España la fama del brebaje ultrapirenaico; nosotros mismos, hace ya unos años, pudimos adquirir en él una botella de tan preciado licor, el cual, dicho sea de paso, no tuvo el tiempo de añejarse a orillas del Manzanares.

Pablo Herrero Hernández

Anuncios

Sitiografía

Durante una de tantas incursiones en la Red con motivo de nuestra labor de traducción, hemos encontrado la voz —que desconocíamos— sitiografía con el significado, afín a bibliografía, de «lista o catálogo de escritos publicados en Internet sobre una determinada materia» (la definición es nuestra, y como tal mejorable).

Nos parece un neologismo no sólo procedente, sino necesario, bien construido sobre el modelo antes citado, que ha dado también carta de ciudadanía a filmografía, por lo que abogamos decididamente por que su implantación se extienda cada vez más tanto en la Red como fuera de ella, máxime cuando es y será cada vez más frecuente, especialmente en ensayos —ya publicados en papel, ya directamente en Internet—, la referencia a textos presentes en sitios de Internet, los cuales, por su propia naturaleza, parecen demandar un epígrafe o encabezamiento distinto al tradicional de bibliografía.

En este sentido, no estaría de más, a nuestro entender, que la RAE diera su espaldarazo a este útil neologismo, que suponemos procedente del francés sitographie.

Pablo Herrero Hernández

Un sustantivo histórico

O, mejor dicho, el adjetivo histórico tratado como sustantivo, achaque cada vez más extendido en todo tipo de textos, desde las facturas de consumo de agua, gas, electricidad y teléfonos —que traen su correspondiente histórico de consumos— hasta cualquier tipo de texto, especialmente en ámbitos relacionados con la técnica en general y la informática en particular.

Lo suponemos galicismo —en francés este uso del adjetivo como sustantivo, con el significado de ‘exposición cronológica de hechos pasados pertenecientes a la vida colectiva o individual’ (TLFi) está documentado ya en 1872, en el famoso Diario de los hermanos Goncourt— totalmente innecesario, dado que disponemos en nuestra lengua del término historial, que responde a la misma definición del vocablo francés (‘reseña circunstanciada de los antecedentes de algo o de alguien’, DRAE) y que puede legítimamente definir por lo tanto cualquier tipo de informe, exposición o reseña de toda suerte de antecedentes (de consumos, laborales, de una actividad, etc…) atribuibles a una persona o entidad.

Pablo Herrero Hernández

Mostaza a la anciana

Calco reprensible del francés que hallamos en un tarro de lo que debió de etiquetarse, en correcto español, como «mostaza a la antigua»; parejo al que lleva a tantos a emplear «hierbas salvajes» en vez de «hierbas silvestres».

Pablo Herrero Hernández